Equipo para trabajar de Apicultor

Es sabido que las abejas trabajan en equipo. Pero para trabajar con las abejas hay que hacerlo con un buen equipo de trabajo.  

Toda profesión requiere de materiales y productos para sumergirse en la actividad económica que se va a desarrollar. En el caso de la apicultura, el material apícola y los productos apícolas, son muy específicos para uso exclusivo en la producción de miel y cera, principalmente, pero también jalea real, polen y propóleo. 

Material apícola para iniciarse en la apicultura 

El apicultor se hace valer de diferente material apícola para maniobrar las colmenas con la protección y el cuidado que se merece. En este caso, cabe destacar: 

  • Las colmenas: son espacios, viviendas artificiales, para albergar el enjambre de abejas. 
  • La cera: se obtiene de los panales tras centrifugar la miel. 
  • La ropa de apicultor: suele ser de color blanco, ya que no es un color que atraiga a las abejas y así se evitan posibles picaduras. Está compuesta por: guantes, blusón y careta. 
  • La espátula: se utiliza para separar los cuadros y para arrastrar con facilidad la miel del panal.
  • El ahumador: se utiliza para expulsar humo y controlar la presencia de abejas, así poder maniobrar las colmenas con mayor facilidad. 
  • El cepillo: permite separar las abejas sin causarles daño alguno. 
  • El Alimentador: recipiente que se utiliza para alimentar una colmena se manera segura y limpia para evitar el pillaje. 
  • El Colador: sirve para filtrar la miel y quitar las impurezas.

Con todo ello, ya tenemos los materiales principales y necesarios para iniciar la andadura como apicultor. 

Los frutos de la apicultura

Las abejas elaboran un buen número de productos muy saludables para el organismo. Entre los productos resultantes de la profesión de apicultor están:

  • Jalea Real: se parece a la miel pero se prepara sin polen. Tiene excelentes propiedades para la salud y destaca como revitalizan y estimulante, mejora la circulación sanguínea, ayuda a controlar los niveles de colesterol y glucosa en sangre, entre otros beneficios. 
  • Miel: es el producto más conocido de las abejas y prácticamente en todas las cocinas suele haber un tarro de este líquido. La miel es energética, vigorizante, cicatrizante y ayuda a hacer la digestión. 
  • Polen: es uno de los alimentos más completos en cuanto a aporte nutricional. Es ideal para personas que sufren astenia o cansancio. 
  • Propóleo: es una sustancia producido por las abejas a partir de las resinas de los árboles. Tiene propiedades analgésicas, cicatrizantes y antibacterianas. 
  • Cera: sustancia secretada por la abeja de carácter sólido y amarillento cuyas propiedades son emolientes y antiinflamatorias y es utilizada es muchos productos de belleza y estética. 

Entre todos estos productos apícolas, la miel, el polen y la jalea real constituyen el tridente con alto valor terapéutico. Su acción sanadora reside en el alto contenido de sustancias biológicas activas y en las vitaminas, enzimas, aminoácidos, hormonas y antibióticos que aportan. 

La abeja da miel y dinero

El oficio de apicultor requiere de una inversión mínima de dinero, tener conocimiento en la materia para conocer la profesión y de ella se obtiene una rentabilidad con la venta de productos apícolas, que destacan por ser productos artesanales y de calidad. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.